Hans Landauer: una vida comprometida

Conocí a Hans Landauer durante una estancia de investigación para mi tesis doctoral, en 1998, en el DÖW, el Dokumentationsarchiv des österreichischen Widerstandes de Viena (Archivo Documental de la Resistencia Austriaca), y durante unos meses se convirtió en maestro, guía y amigo: me guió por los vericuetos del archivo y de sus documentos, me ayudó en mi investigación, me presentó a algunos de los supervivientes de las Brigadas Internacionales austriacos que aún estaban vivos, a los descendientes de aquellos brigadistas, que aún defendían los valores de la España republicana, me abrió las puertas de su familia, etc. Hans falleció en el mismo pueblo que había nacido, en Oberwaltersdorf, en julio de 2014, a los 93 años de edad.

Durante esos meses tuve la suerte de que me explicase muchas de las anécdotas que conformaron su vida durante la Guerra Civil española, y gracias a él tuve una ayuda inestimable en la elaboración de mi tesis doctoral.

Su familia desempeñó un papel esencial en su formación política y social. Hans provenía de una familia muy implicada en el movimiento obrero austriaco: sus abuelos habían sido alcaldes socialdemócratas de dos pequeñas poblaciones cerca de Viena (Oberwaltersdorf y Tattendorf), hasta la prohibición del Partido Socialdemócrata, por parte de la dictadura austriaca en 1934; uno de sus tíos era sindicalista y diputado del Landtag de Estiria. La derrota del movimiento obrero en la guerra civil de febrero de 1934 supuso un gran problema para la vida familiar. Él mismo había sido miembro de los Rote Falken (Halcones Rojos), la organización juvenil socialdemócrata, y con trece años participó como enlace clandestino para sus abuelos, distribuyendo prensa ilegal socialdemócrata y comunista (Arbeiter-Zeitung y Dir Rote Fahne) que se realizaban en Checoslovaquia y eran introducidos clandestinamente en Austria.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“No era necesario ser comunista, sólo ser antifascista”.

Tras el estallido de la Guerra Civil en 1936 llegan las primeras noticias a Austria sobre la implicación de voluntarios austriacos que luchan con la República, y que abrió el camino a los voluntarios que llegarían de casi todo el mundo a defender la causa de una República en la que se habían depositado muchas esperanzas que, al final, se vieron frustradas por el fascismo: miles de brigadistas acudieron voluntariamente a España para defender la libertad y la democracia.

“Los primeros eran austriacos que vivían ya en España. Ellos se incorporaron en las MAOC (Milicias Antifascistas Obreras y Campesinas) desde Asturias a Sevilla, hasta en milicias de la CNT. (…) Pocos días después del golpe ya se ponían en marcha desde Austria los primeros voluntarios”.

El 19 de junio de 1937 se “escapa” de casa (con el beneplácito de sus abuelos socialdemócratas y de su padre) para ir a luchar, con 16 años, a España, viajando en tren hasta París, donde el contacto que introducía a los voluntarios en España quiso devolverlo a su casa, debido a su juventud, aunque Landauer (que se presentó con nombre falso) alegaba que tenía 18 años. Sólo después de dar a entender que, tras su regreso a Austria sería detenido y, probablemente, podría divulgar lo que sabía sobre la red clandestina que entraba a los voluntarios a España, se le permitió continuar el viaje a España.

Las Brigadas Internacionales se crearon en Albacete, en octubre de 1937, donde comenzaron a integrarse los voluntarios que llegaban a España gracias al Socorro Rojo Internacional, dependiente de la Tercera Internacional.

Tras una estancia en Figueras, se le trasladó con el resto de los voluntarios internacionales a Albacete, donde se le integró en el batallón austriaco “12 de febrero de 1934”, en la XI Brigada Internacional, y donde recibió una formación militar básica.

“En el cuartel nacional de Albacete me convertí de paisano en soldado, mejor dicho, en recluta. (…) Me convertí oficialmente en soldado del Ejército popular, de lo cual aún hoy me siento orgulloso”.

Participó en la batalla de Quinto, Mediana, Teruel, primera y segunda retirada de Aragón. En septiembre de 1937 fue herido cerca de Mediana de Aragón, y en octubre de ese mismo año estuvo convaleciente a causa del tifus en los hospitales de Tarragona, Reus y Valls. Posteriormente estaría también integrado en el Batallón Especial de la 35ª División, en la batalla del Ebro.

Tras la salida de las Brigadas Internacionales, en septiembre de 1938, Hans permaneció en Sant Quirze de Besora, en la provincia de Barcelona, donde participó en la segunda entrada en combate, para dificultar, con otros voluntarios alemanes y austriacos, el avance de las tropas franquistas.

El 9 de febrero de 1939 pasó la frontera de España a Francia, donde fue internado, junto con los refugiados republicanos españoles y otros voluntarios de las Brigadas Internacionales, en los campos de Saint-Cyprien, Gurs y Argelès-sur-Mer. Tras la liberación no pudo regresar a Austria, que había sido ocupada en marzo de 1938 por las tropas nazis.

“Fuimos una parte de la odisea de los republicanos en Francia. (…) Después de la derrota fuimos prisioneros en Francia, y luego presos en los distintos campos de concentración, junto a compañeros y camaradas de la lucha española”.

En noviembre de 1940 fue detenido en París y transferido a la prisión vienesa de Roβauerlände, donde quedó a disposición de la Gestapo. En junio de 1941 fue enviado al campo de concentración de Dachau, cerca de Múnich, donde fueron internados otros 384 austriacos que habían combatido en la Guerra Civil española.

Gracias a la solidaridad de la organización clandestina de prisioneros políticos se le destinó al Auβenkommando Porzellanmanufaktur Allach, una fábrica de porcelana de las SS, donde las condiciones de vida eran comparativamente más favorables que en el campo de concentración o en otros comandos de trabajo. Allí pudo ocuparse de tareas especiales, por ejemplo, ocuparse de los republicanos españoles procedentes, mayoritariamente del campo de concentración de Mauthausen, a los que hizo de intérprete y capataz ante las SS. Gracias a él se salvaron un buen número de los españoles deportados a Dachau.

Tras la liberación, algunos de esos republicanos españoles elaboraron un pequeño libro con las firmas y señales de gratitud, en recuerdo del internamiento en el campo de concentración, que guardaba con orgullo, junto a la foto que se hizo con un grupo de socialistas españoles.

Hans volvió a Austria, donde trabajó como policía en Niederösterreich y Viena y, posteriormente, como miembro del contingente policial de la ONU en Chipre y como oficial de seguridad en la embajada austriaca de Beirut.

Desde 1983 colaboró activamente en el Dokumentationsarchiv des österreichischen Widerstandes, en el que desarrolló una intensa actividad de investigación para construir un extenso fondo documental sobre el contingente de voluntarios austriacos (casi 1.400) que lucharon al lado de la República durante la Guerra Civil. Gracias a él se conserva un minucioso archivo de los austriacos que sirvieron en las Brigadas Internacionales, uno de los archivos más exhaustivos de los países en los que hubo participantes en las Brigadas. También editó o colaboró en diversas publicaciones sobre la historia de los brigadistas.

A partir de 1991 fue presidente de la asociación Vereinigung österreichischer Freiwilliger in der Spanischen Republik 1936-1939 und der Freunde des demokratischen Spanien (Unión de voluntarios austriacos en la República española 1936-1939 y de los amigos de la España democrática).

Mantuvo siempre una estrecha relación con España, siempre demostró su orgullo por haber aprendido a hablar español, y nunca dejó de seguir con enorme interés el devenir político y social en España.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s